JOFRE MONTOTO, Jefe de acomodación del Fútbol Club Barcelona

“Me gustan los retos, y cada evento es un nuevo reto en muchas esferas.”
Jofre Montoto

Jofre Montoto es el actual jefe de acomodación del Fútbol Club Barcelona, uno de los perfiles profesionales más importantes en la gestión de eventos deportivos. Desde el Posgrado de Gestión de eventos culturales, deportivos y corporativos hablamos con él de estadios, masas y seguridad.

 

JMON¿Cuál es tu actual implicación en el sector de los eventos?

Como jefe de acomodación del Fútbol Club Barcelona dirijo a más de cien personas en cada partido en el estadio, seleccionando, formando, coordinando, planificando y dirigiendo. La implicación es total; si no fuera así, no obtendríamos buenos resultados. Hay que decir que esto lo hacemos en equipo, que es fantástico y que hay que agradecérselo a mi jefa de proyecto, que es quien nos ha seleccionado.

¿Cuáles crees que son los tres aspectos clave que no puedes pasar por alto en tu trabajo?

Selección, planificación y dirección-liderazgo. Hay más, pero sin estos tres es muy difícil obtener buenos resultados.

¿Qué son para ti los eventos deportivos?

Profesionalmente, un reto. No hay dos partidos iguales, aunque pueda parecerlo. Todos los elementos de la organización, la limpieza, la seguridad, pasando por la acomodación y los accesos, tienen que estar bien coordinados y deben tener un buen nivel para que el espectador disfrute al máximo del espectáculo. Si no sale contento, que no sea por mi servicio.

¿Qué sería un evento deportivo sin la implicación total de su público? ¿Cómo se consigue este nivel de participación y entrega del público?

Sin público los partidos pierden intensidad. El nivel del espectáculo total que es hoy el fútbol, o el baloncesto, baja; esto es un hecho. El público es también parte de la fiesta. Más allá del tirón de público que tenga cada club, o del hecho de que esté ganando ‒que siempre anima a la gente‒, la música, los locutores y elementos como los banderines, por no hablar de los mosaicos, hacen que el público se sienta parte de la fiesta.

Campnou_colors¿Cómo se hace la selección de los segmentos del público? ¿Qué elementos definen a un invitado VIP?

Estos elementos los define el cliente, tanto en mi trabajo actual como en los anteriores. Más allá de esto, en el deporte hay que saber cuáles son las aficiones conflictivas, y siempre, cuando te encuentras a un famoso o a un político, debes tratarlo con una atención especial.

¿Cuáles son las mayores dificultades a la hora de controlar los accesos?

En general, controlar bien que el público tenga la entrada correcta, evitar falsificaciones y, en salas de fiesta, seleccionar al público que quiere el cliente sin crear incidentes.

¿Cuáles son los mayores retos a la hora de garantizar la seguridad en los eventos deportivos?

Evitar enfrentamientos entre aficiones y controlar cualquier incidente que pueda causar pánico. En los últimos tiempos, por desgracia, hay una amenaza terrorista latente que obliga a llevar a cabo cacheos y a controlar más a los asistentes, con las incomodidades que esto supone.

Miremos al futuro. ¿Cómo ves el mundo de la seguridad de eventos dentro de cinco años?

Básicamente dependerá de cómo evolucione la amenaza terrorista. El control de masas, aficiones violentas o protestas sociales son problemas conocidos, trabajados y bastante previsibles, pero las nuevas formas de terrorismo obligan, como decía, a aumentar los controles, el personal, la planificación…

¿Cuál es tu trayectoria profesional?

Profesionalmente mis inicios fueron como periodista. Después pasé al Ayuntamiento de Sant Cugat como coordinador municipal de protección civil y emergencias. Cerrada esta etapa creé mi empresa, dedicada a servicios de seguridad y personal para eventos. En aquella etapa hice, por destacar un par de ejemplos, un concierto en el Palau Sant Jordi y las fiestas de los veinte y de los veinticinco años del Carnet Jove en Port Aventura. La crisis acabó con aquel proyecto cuando todavía era joven, y me llamaron de Adecco para mi trabajo actual, jefe de acomodación del Fútbol Club Barcelona.

¿Qué te llevó a trabajar en el mundo de los eventos?

Los trabajos que me gustan siempre han sido parte de este mundo. Como periodista de un gabinete de prensa tienes que hacer de todo, y en el Ayuntamiento adquirí mucha experiencia en la planificación de la seguridad y las emergencias. Con mi empresa ya entré en todos los ámbitos. Me gustan los retos, y cada evento es un nuevo reto en muchas esferas.

¿Alguna anécdota o experiencia que quieras compartir?

Hay tantas, en positivo y en negativo, que cuesta elegir una, aunque, de hecho, lo mejor es cuando todo sale bien y no hay ningún incidente, ¡aunque sea divertido! Lo único que se me ocurre, más allá de los habituales encontrar niños u objetos perdidos, es un caso en el que esparcieron las cenizas de un familiar desde la segunda grada del Camp Nou. Fueron a parar encima de uno de los supervisores, y desde aquel día le preguntamos cómo le va con el señor Miquel, que era el nombre del muerto.