“Sabía que supondría un antes y un después” Rafael Malagón – Prácticas Sónar | Gestión de eventos

IMG_1954¿Qué te ha aportado formar parte de este proyecto tan grande como es el Sónar?

Formar parte del engranaje que mueve el Sónar ha comportado un antes y un después. Ha constituido una formación práctica integral. Ha supuesto complementar la teoría dada en el posgrado, entrar en contacto con el mundo laboral y conocer a grandes profesionales del sector y trabajar con ellos.

¿Por qué decidiste que era una buena oportunidad integrarte como estudiante de prácticas en el Sónar?

El buen posicionamiento del Sónar no solo como uno de los festivales de música electrónica de referencia mundial, sino también teniendo en cuenta la dirección que está tomando con Sónar +D. Este congreso de tecnología y negocio que se celebra en paralelo a la oferta musical supone un punto de inflexión en la carrera del propio festival y lo está llevando a convertirse en una institución con un altísimo impacto positivo en diferentes aspectos para la ciudad de Barcelona. Esto fue lo que me llevó a no dudar ni un segundo en tomar la oportunidad de formar parte de él.

Por otro lado, en cuanto a formación, sabía que supondría un antes y un después en mi carrera formativa y profesional. He podido vivir el festival desde otra perspectiva. Se trabaja mucho para llevar un evento como el Sónar adelante; todos los departamentos ponen su grano de arena. He estado en el departamento de prensa nacional del festival. Había hecho mis pinitos en el mundo de la comunicación y esto me ha servido para aprender más y, a la vez, complementar los conocimientos que tenía.

 

¿Qué tiene este evento que te acerque al futuro profesional que te gustaría vivir?

Los eventos son una estrategia de comunicación y marketing en sí. Por ejemplo, todos nos sentimos identificados con una marca, con la cultura de un lugar o con un estilo de música por diferentes razones. Tener la capacidad de compartir esa pasión en diferentes ámbitos y el poder del impacto que esto puede generar siempre me ha atraído. El Sónar nace de una pasión por tendencias musicales electrónicas o avanzadas y la tecnología, reúne a los adeptos e inquietos de las mismas y genera un impacto brutal en diferentes aspectos (económico, de imagen, social…) en los asistentes, pero también en la ciudad que lo acoge. El poder de influencia y a la vez el compartir un tipo de experiencia es lo que me fascina y me motiva para dedicarme profesionalmente a ello.

 

Queremos conocerte un poco más. ¿Cuál fue tu antigua formación? ¿Por qué elegiste profesionalizarte en la gestión de eventos? ¿Qué tienen los eventos que sean para ti una buena apuesta?

He estudiado Historia del Arte, una carrera que sufre el gran inconveniente de no ofrecer salidas laborales, pero que es de una transversalidad tremenda y aporta una formación que participa del concepto de estudios universitarios como tal. En el segundo año del grado, mi interés por la moda me llevó a entrar en el mundo de la comunicación y participé en la producción de eventos de moda, experiencia que me abrió los ojos a una futura formación y un futuro profesional en este campo.

Los eventos son una apuesta segura, pues cada día más somos una sociedad que se comunica, se interrelaciona y comparte, y que necesita, además de la experiencia virtual, una experiencia vital y física, y ahí están los eventos como catalizadores de esta demanda social cada vez mayor.

 

¿Cómo resumirías tu experiencia de haber cursado el posgrado de Gestión de eventos?

Decidí estudiar el posgrado de Gestión de eventos en línea porque no disponía del tiempo suficiente para estudiar presencialmente. Debo decir que era mi primera vez y, aunque estaba un poco expectante por ello, la experiencia ha resultado ser muy positiva. Los profesores son grandes profesionales en activo que están ahí no solo para resolver tus dudas, sino que saben orientarte y aconsejarte durante todo el proceso de evaluación de cara al mundo profesional actual.

 

¿Dónde te gustaría verte a cinco años vista? ¿Qué papel te gusta desarrollar en los eventos?

No me cierro a nada; estoy abierto a cualquier posibilidad. Lo bueno de los estudios en eventos es que son muy transversales y cada uno puede llevarlos a su terreno, pero respondiendo a mis conocimientos y gustos, me encantaría formar parte de la gestión de eventos corporativos de moda o culturales.