Eventos, mascotas y nostalgia

#UOCeventos
Gestión de eventos

 

Los grandes eventos suelen ir acompañados de grandes emociones, y también, de imprescindibles mascotas. Si miramos 35 años atrás, podemos recordar 3 eventos que marcaron la historia, y sobretodo, nuestra memoria. Una característica compartida en estos eventos son las inolvidables mascotas que se constituyen como un símbolo fundamental de la personalidad del evento. Desde el Posgrado Gestión de eventos UOC hacemos un pequeño recorrido en el tiempo y destacamos 3 de las mascotas de eventos más representativas que marcaron la historia, el territorio y nuestros recuerdos.

  

Naranjito y la Copa Mundial de Fútbol

Este año se han cumplido 35 años de la puesta en escena del Naranjito como la mascota de la Copa Mundial de Fútbol organizada por España en el año 1982. El Naranjito fue elegido tras convocar un concurso abierto en 1979. ¿Por qué era especial el Naranjito? Se trataba de una naranja antropomórfica que vestía con los colores de la selección española y tenía un balón de fútbol bajo el brazo. La elección del Naranjito fue fruto de una necesidad de separación con los estereotipos que se asociaban a la España de aquel entonces. Los creativos se inclinaron por una fruta, la Naranja, considerada típica de Valencia. Su creación fue ideada por los publicistas María Dolores Salto y José María Martín Pacheco. Hoy en día, el Naranjito es considerado uno de los símbolos por excelencia de la década de los 80 en la cultura popular de España.

 

Cobi y Barcelona’92

Este año, 2017, también se celebra el 25 aniversario de los Juegos Olímpicos de Barcelona 92. Toda persona con más de 25 años sabría decir cuál fue la mascota por excelencia: Cobi. Su compañera Petra fue el icono que caracterizo los Juegos Paralímpicos. Su creador fue Xavier Mariscal.

Cobi representaba un perro de Tura catalán con características humanas. Como mejor amigo del ser humano, se representó con los brazos abiertos, como muestra de hospitalidad y entrega. Sus características antropomórficas, típicas de Juegos Olímpicos, sirven para mostrar su espíritu deportista. A pesar que Cobi fue una propuesta diferente y recibió bastantes críticas por estar fuera del canon habitual, pronto lo acogió gratamente la masa, y posteriormente, se convirtió en un icono inconfundible de la Barcelona de finales del s. XX.

 

 

Curro y la Expo’92

En 1992 también se celebró una de los eventos más importantes de España y Sevilla: Expo 92. La mascota que representó la penúltima Exposición Universal del siglo XX fue Curro, un pájaro blanco con patas de elefante y sus diferenciados rasgos: un pico y una cresta multicolores que representaban los 5 continentes. Su nombre proviene de ‘Francisco’, una manera de acercar al público a la cotidianidad de Sevilla. Curro fue una mascota diseñada por Heinz Edelmann. No sólo se convirtió en el icono de la exposición, sino también en una figura representativa de Sevilla a finales del s. XX. Todavía curro sigue siendo una figura recurrente en la memoria de los Sevillanos/as y los visitantes del territorio.