¿Cómo nació el correfoc de Barcelona?  El día que el público se cruzó con Diablos, Dragones y fuego

#UOCeventos
#recercaEAiH

Historia de un evento de cultura tradicional y popular

El Correfoc de Barcelona, ​​uno de los eventos más importantes de la cultura tradicional y popular, se celebrará el 22 de septiembre en el marco de las Fiestas de la Mercè 2018. Desde el equipo de investigación identiCAT estamos trabajando en una investigación sobre el uso de la lengua catalana en los grupos de diablos de algunos distritos de Barcelona. Durante este Correfoc haremos una observación participante con un equipo de cuatro investigadores “infiltrados” en dos grupos de diablos. A raíz del proyecto NEOPHON, hemos descubierto (de primera mano) parte de la historia del Correfoc de Barcelona y singularidades que desconocíamos. Desde el Postgrado de Gestión de eventos UOC, hemos querido compartir con vosotros esta memoria sobre el origen de una de las actividades que más marca nuestra tradición cultural. Hablaremos de un recuerdo inolvidable que se condensa en un día.

En primer lugar, para los que no forma parte de estos colectivos o está poco familiarizados, es importante conocer la distinción entre los grupos de diablos y el correfoc de Barcelona. Los grupos de diablos, algunas de ellas consideradas baile de diablos, forman parte de una tradición que remonta a principios del siglo XV, aunque el correfoc es diferente. Tal como lo conocemos, surgió en 1979 y se trata de la conjunción del desfile de dragones y diablos que danzan bajo la pirotecnia e interactúan con el público.

 

historia correfoc barcelona 1979 eventos culturales tradicionales y populares uoceventos

 

Cómo surgió esta idea?

La idea inicial de correfoc de Barcelona, ​​cuando aún no se había convertido en la definición actual que conocemos, nació en el marco de la recuperación de las calles para la cultura catalana al final de la transición democrática. Durante el período de la dictadura franquista, la cultura tradicional y popular catalana había quedado completamente censurada y reducida a la mínima expresión. Con la voluntad de rescatar la fiesta en la calle y las actividades vinculadas al asociacionismo, en 1977 se celebró en el Clot el primer desfile de calle con representaciones de diablos y pirotecnia. En ese momento cultural y político era una actividad muy poco conocida y de carácter extraño o estrafalario. No fue hasta 1979 que el Ayuntamiento de Barcelona consolidó la idea. Querían hacer una acción renovada y organizaron el primer encuentro de Dragones de Cataluña. Después de una expedición por toda Cataluña, se reunieron una decena de dragones, algunos de los cuales, por diversos motivos, estaban olvidados o perdidos en rincones impensables de ciertos municipios catalanes. En este encuentro de diablos y dragones también invitaron dos grupos de diablos: los del Arboç y los de Vilanova. La disposición se segmentó con los dragones en medio y los diablos en las puntas. Actualmente hay unos 300 dragones desfilando a lo largo de todo el correfoc.

Historia de un día: el momento clave, el nacimiento del Correfoc de Barcelona

Fue durante la celebración del encuentro de Dragones donde, de forma accidental, nació el Correfoc. Concretamente, germinó la esencia del evento en el cruce de la Calle Ferran con las Ramblas. Entre la chispa y la emoción surgió una interacción inesperada con el público. Se estableció una relación recíproca que sorprendentemente se ha transformado en una tradición moderna imposible de borrar en el imaginario colectivo.

El momento clave: el desfile de 1979 seguía su paso bajando la emblemática calle que une el Ayuntamiento de Barcelona con las Ramblas. La euforia y el entusiasmo se podía percibir por el rastro de pólvora que se desprendía tras su paso. La fascinación que provocaba el fuego y la escenografía móvil, fue parcialmente interrumpida al toparse en la Rambla con un público singular que no sólo se disponía a mirar. Lo que en ese momento se llamaban “los peludos”. Se encendió en la audiencia una chispa que les llevó a iniciar un baile frenético bajo las esporas del fuego. La guardia urbana estuvo a punto de intervenir, pero el equipo organizador pidió que se abstuvieran y, sin que nadie lo imaginara, en ese momento nació una de las actividades más representativas de las Fiestas de la Mercè de Barcelona: el Correfoc. Los que vivieron el evento, recuerdan con intensidad qué supuso ese día: la imprevista comunión entre público, diablos, dragones y fuego, que dio lugar al correfoc que conocemos ahora.

 

correfoc barcelona historia gestion eventos populares y tradicionales

¿Qué hubiera pasado si …

Nos preguntamos, ¿qué habría pasado si aquel público no hubiera interactuado con el espectáculo en ese preciso instante? ¿Sería el Correfoc de Barcelona lo que es actualmente? ¿Sería el público un elemento indispensable para la celebración? ¿Puede pues el público cambiar un evento?

* Algunos quizás os preguntaréis por qué hablamos del Correfoc de Barcelona, tal vez conoce otras fiestas o desfiles similares, ya que actualmente el correfoc es una actividad extendida por todo el territorio catalán. Pues fue en Barcelona, entre Ferran y las Ramblas, donde surgió de la espontaneidad un evento que se proyectó rápidamente a otros municipios.