Cómo causar un mayor impacto emocional en el público — Festivales de música

profesor Jordi Oliva posgrado gestion de eventos uoc uoceventosPor Jordi Oliva, profesor del Posgrado
en Gestión de Eventos de la UOC
#
UOCeventos

 

 

Los organizadores de los festivales tienen muy claro que generar emociones es fundamental para obtener un evento de éxito. Conocen cómo provocar esas emociones en base a unos parámetros muy concretos ya definidos. Festivales tan distintos como Tomorrowland, el BBK o la Quincena Musical son expertos en generar dinámicas emocionales entendidas como estrategias de marketing y como generadoras de impactos culturales a largo plazo.

Los 10 puntos sobre buenas prácticas para provocar emociones en un evento, se deriva del material trabajado durante la investigación llevada a cabo el pasado verano, dentro de mi tesis doctoral titulada Cultural impacts through intense emotions thanks to the music festival experience. En este análisis hemos podido evaluar los impactos emocionales y destilar algunas conclusiones previas. Esta investigación pretende entender cómo los festivales configuran la identidad cultural a través de la experiencia dentro del evento. Entre otras cosas, estudio como las emociones intensas configuran elementos de la identidad cultural de los participantes. Sin ánimo de ser exhaustivo, presento 10 prácticas para hacer del festival, un festival de emociones.

 

festival musica organizacion de eventos como causar un impacto emocional en el publico


10 buenas prácticas para causar emociones y una mejor experiencia en un festival

1. Generar expectativas

Un caso paradigmático es Tomorrowland. Como comenta Wood (2015), el primer paso para enlazar el público con tu evento es generar expectativas. El festival hace uso de un discurso épico y del triunfo del amor para generar unas expectativas específicas.

(pre-movie festival evento de Tomorrowland)

 

2. Cabezas de cartel

Los festivales se pueden entender también como una manera que tiene la industria musical de hacer frente a un cambio de modelo de negocio. Tanto en festivales de música clásica, como en festivales de música electrónica, se está construyendo una programación en base a cabezas de cartel. Este modelo de organización de eventos, además de generar expectativas,  promueve el movimiento de un público más grande. Esta mayor afluencia de público junto a las expectativas, deriva a la posibilidad de conseguir un mayor éxito vía las emociones, y a su vez, supone mayor intensidad de emociones compartidas.

 

3. Programación extensa

Los resultados del análisis de público demuestran un ánimo por abarcar el rango máximo de estilos de música y preferencias. Por tanto, vincular al público a través de sus preferencias de la forma más cercana posible a través de una programación que pueda  contener el máximo de estilos posible, garantizan una mayor probabilidad de convertir el festival en un festival de emociones

4. La atmósfera del festival

Cuando preguntamos sobre cuál es el origen de las emociones desde la visión de público en un evento, aparece en tercer orden de importancia la atmósfera del festival. Es decir, todo aquello que rodea a la música es también generadora de emociones. Por lo tanto, ejemplos como el mercado de productos de cercanía, los food trucks y todo lo que pueda participar de un festival fuera de su objetivo principal, puede incentivar una experiencia más completa para el público. Tener en cuenta la atmósfera del festival a la hora de organizar un evento es también una prioridad. Si lo es para el público, lo debe ser también para los organizadores de eventos.

 

5. Festival de sensaciones

Por supuesto, previas a las emociones están las sensaciones. Captar la vista, el tacto, el gusto, el olfato son oportunidades tanto para generar nuevas emociones como para colaborar con patrocinadores. En esta doble rasante de oportunidades se mezclan muchas intenciones que hay que analizar. En este post tan sólo nos centramos en cómo ayudan a fomentar la cualidad de la experiencia sensorial. Por tanto, la cualidad del sonido, las mangueras de agua al público, que el artista se acerque a tocar al público, la posibilidad de maquillarse, el hacer el festival dentro de un bosque, etc… son maneras de generar más emociones y enriquecer la experiencia.

 

6. Fomentar la unidad y la experiencia social

La segunda fuente de emociones intensas que indica el estudio de público es la experiencia social y de comunidad efímera. Bauman (2001) lo sintetiza muy bien en su análisis de la identidad y en la búsqueda que tienen las personas de sentirse unidas. Creo que los organizadores de los festivales captan esta necesidad del público y fomentan esta sensación de vínculo y pertenencia.

7. Espacio de creatividad

Creo que al nombrar festivales como Burning Man o Sónar nos viene a la cabeza, entre muchas otras, la palabra “creatividad”. Muchos festivales buscan el “caché” de ser creativos para fomentar el sentimiento de pertenencia y singularidad.

8. Generar momentos memorables

Más del 60% de los encuestados indican que han tenido un “momento único y inolvidable” durante el festival. Por tanto, el festival debe ofrecer puntos a lo largo del desarrollo pensados para ser memorables. En algunos casos, son espontáneos, en otros, provocados.

9. Beneficios para la ciudad y el país

Creo que es una experiencia común después de un festival notar el esfuerzo por justificar su permanencia. Impacto económico, el beneficio para la comunidad cultural, el incentivo al turismo y un etcétera de ideas para reforzar la idea “vale la pena ir”.

 

10. After movie

Creo que Tomorrowland sirve también como caso paradigmático de crear un impacto emocional a largo plazo. El after movie ayuda a reforzar la experiencia vivida. Es una práctica que todos los festivales aplican. Para botón de muestra el último de Quincena Musical:

 

 


Referencias 

Bauman, Z. (2001). Identity in the globalizing world. Social Anthropology, 9(2), 121–129. https://doi.org/10.1111/j.1469-8676.2001.tb00141.x

Wood, E. H., & Moss, J. (2015). Capturing emotions: experience sampling at live music events. Arts and the Market, 5(1), 45–72. https://doi.org/10.1108/AM-02-2013-0002