5 preguntas del sector de la organización de eventos para afrontar la crisis causada por la COVID-19

¿Cómo afrontará la crisis desencadenada por la COVID-19 el sector de los eventos? Una pregunta que desencadena un conjunto de cuestiones todavía sin responder.

 

La crisis generada por la pandemia global de la COVID-19 ha paralizado muchos sectores, entre ellos se encuentra el sector de la organización de eventos. Como ya sabemos, una gran cantidad de eventos y festivales se han visto obligados a anular su celebración bajo las directrices de las autoridades sanitarias. En el momento que el MWC fue cancelado, nos dimos cuenta de la magnitud del fenómeno que estaba por llegar.

No es la primera vez en la historia de la humanidad que eventos y festivales han tenido que suspenderse, sin embargo, el shock que supone para la sociedad es casi indescriptible. La incertidumbre por las futuras medidas preventivas obliga a posponer o anular eventos que debían llevarse a cabo en verano. Es imposible predecir si el confinamiento se trata de una medida que transcurrirá durante semanas o meses, y cuáles son las implicaciones a largo plazo de la pandemia en la relación entre festivales, eventos y espacios públicos.

La innovación y la creatividad del sector de los eventos ha relucido durante los días de confinamiento. Un extenso abanico de iniciativas virtuales, festivales y conciertos online han conquistado nuestras pantallas. Sin embargo, también es imprescindible prepararse para futuros escenarios con el fin de encontrar las soluciones pertinentes. Adelantarnos a posibles dificultades o conflictos puede prevenir o propiciar prácticas favorables. En definitiva, a pesar del futuro incierto, organizarse frente a una crisis es una gran medida preventiva para el sector de la organización de eventos.

Festspace, un grupo de investigación Internacional donde colabora Alba Colombo, directora del Posgrado Gestión de eventos UOC, analiza cuáles son las preguntas que están liderando el debate sobre el futuro del sector de los eventos golpeado por el coronavirus. Os compartimos cinco cuestiones destacadas que están sobre la mesa.

 

festival de musica coronavirus covid19 organizacion de eventos

 

5 preguntas formuladas por el sector de la organización de eventos frente a la crisis desencadenada por el coronavirus

 

1. ¿Cómo responderá la gente a la relajación de las medidas de distanciamiento entre personas en toda Europa, incluida la forma en que los organizadores de festivales y eventos adaptan sus prácticas?

Nos encontramos en una situación sin precedentes. Desconocemos por completo cuál es la mejor forma de actuar con el fin de preservar la salud y, a la vez, generar una buena experiencia por parte de los asistentes. Para cualquier evento, uno de los puntos más prioritarios a trabajar es la vivencia del usuario.En caso de mantenerse el distanciamiento entre personas, conlleva uno de los retos más agudos para cualquier evento físico.

¿Cómo se puede desarrollar una interacción entre el público o con las instalaciones en tiempos post-covid19? Es posible que se deba acotar la programación a un conjunto de buenas prácticas como medida preventiva al coronavirus, o quizás no sea así. ¿Pero los asistentes estarán dispuestos a vivir un evento como se desarrollaba antes del COVID-19? Un público descontento es de los peores resultados que puede adquirir la evaluación de un evento. Será uno de los puntos claves a trabajar: la seguridad y comodidad de los asistentes en tiempos post-covid19.

 

2. ¿Habrá un temor constante de reunirse en el espacio público para celebrar colectivamente, por cuánto tiempo y con qué implicaciones para la vida social y la cohesión?

¿Cómo responderá la ciudadanía tras el confinamiento? El escenario más favorable en un futuro cercano sería que, a nivel mundial, se haya conseguido erradicar esta situación desalentadora por el COVID-19. Pero, ¿cómo gestionar el miedo tras superar una pandemia global? Posiblemente los eventos se verán afectados por una disminución de su público. En un sentido psicológico, se podría esperar que una parte de la sociedad seguirá con un temor intrínseco y podría evitar aglomeraciones multitudinarias o espacios transcurridos. Los eventos con mayor afluencia deberán trabajar para garantizar la tranquilidad y seguridad de los asistentes.

 

3. ¿Cuál es el impacto de COVID-19 en el valor asociado con el acceso y uso de los espacios públicos, incluidos los parques y las plazas cívicas?

Como comentábamos anteriormente, los espacios públicos con mayor afluencia serán focos de análisis y gestión por parte de las instituciones públicas. Según sea la evolución de la pandemia global, se deberán tomar medidas adaptadas con el fin de preservar la salud de la ciudadanía.

 

4. ¿Qué pasará con las nuevas prácticas y culturas establecidas durante la pandemia de COVID-19 una vez que se relajen las medidas preventivas?

Durante el confinamiento hemos sido testimonios de una gran cantidad de eventos, festivales y conciertos online. Se han descubierto nuevas dinámicas virtuales para organizar eventos e interactuar con el público. Sin lugar a dudas, todas estas prácticas online han abierto una puerta al sector de los eventos. La innovación que ha surgido desde muchas casas son nuevas fórmulas que han transformado parte del sector.

 

5. ¿Cómo responderán los festivales y eventos de importancia internacional que dependen de las visitas turísticas a los cambios en las prácticas de viaje que probablemente garanticen después de COVID-19?

Hay muchos tipos de eventos, y algunos, son protagonistas de grandes revoluciones: musicales, tecnológicas, innovación… Tras la pandemia global de la COVID-19, sabemos que habrá atención plena para reformular aquellos eventos que dependan del turismo o del público internacional. Como más global sea su sello, más retos deberá asumir para asegurar su compromiso con el público, la ciudadanía y la organización.

 

 

retos eventos coronavirus covid19