Cambio de era para la música en directo en tiempos de coronavirus

 Por Jordi Oliva Codina,jordi oliva profesor del posgrado gestion de eventos UOC profesor del Posgrado en Gestión de eventos culturales, deportivos y corporativos de la UOC


 

 

 

Cuando la industria musical se había asentado con un nuevo modelo basado en el directo, un minúsculo corpúsculo ha sido capaz de desequilibrar una sólida estructura. Sin embargo, esta inestabilidad ha generado el desarrollo en cadena de nuevas propuestas en la red, un conjunto de nuevas prácticas virtuales que impactarán fuertemente en el sector de la organización de eventos. 

 

eventos virtuales musica en directo online conciertos en streaming

 

 Conciertos en streaming, festivales online y asistencia virtual

Los grandes festivales (algunos aún se resisten y han aplazado sus propuestas) han cancelado su programación debido a la situación que ha provocado el COVID-19 sin ofrecer alternativas reales a sus asistentes. Otros han aprovechado la situación para desarrollar su producto hacia otras propuestas. Las más conservadoras han sido convertir en festivales online como ya hemos visto. Os compartimos algunos ejemplos:

 

De hecho, el concepto de conciertos en streaming ya se han convertido en un modelo para otras instituciones que proponen propuestas en directo online como por ejemplo la ESMUC, o iniciativas musicales particulares con vídeos grupales, como lo podéis comprobar en el vídeo de Hallellujah del Orfeón Donostiarra.

 


La pregunta siguiente es considerar si son modelos viables económicamente a largo plazo o son simplemente maneras de mantener la presencia como elementos culturales importantes. Incluso, si vamos un poco más allá, quizá también es para mantener un sentimiento de esperanza para el público y el sector.

 

Pausas, financiación y nuevas fórmulas de remuneración

Un dato significativo para la música en directo es que Live Nation ha pausado todas las giras para este año 2020. Todas. Otro ejemplo clamoroso es el de los teatros o óperas de todo el mundo que también cancelaron toda la programación prevista. Posiblemente, una de las consecuencias más desastrosa es la precariedad del artista que en muchos casos tiene la figura de autónomo y no podrá cerrar próximos contratos. Además, en muchos casos, se ofrecen actuaciones anteriores en las que el artista no percibe su remuneración por reproducción porque no estaba prevista en su contrato original.

La propuesta de pago más original viene por un festival singular: el Burning Man. En la edición de este año presentará un festival de pago en realidad virtual en el que cada individuo participará con su avatar. Sin embargo, no es una propuesta nueva ya que por ejemplo el Dj Marshmello ya ofreció una versión en realidad virtual para sus fans. Cada aficionado podía participar con su avatar de Fortnite.

En tiempos de coronavirus, la virtualidad ha sido acogida por la organización de eventos como uno de los grandes recursos para seguir conectando con el público. Festivales como el Tomorrowland, está ofreciendo participación en directo a través de la aplicación Zoom, donde el protagonismo es compartido entre el artista y los participantes alternando las diferentes personas que están conectadas en ese momento.

 

 

 

¿Hacia un nuevo paradigma de la música en directo? 

Por supuesto. Todas estas prácticas desarrolladas por parte de los organizadores de eventos han planteado un nuevo escenario ineludible de interacción con el público. Mediante la virtualidad se han descubierto nuevas puertas que trazan trayectorias intangibles de alto impacto. Más allá de saber de qué forma se puede revertir económicamente las consecuencias de una desalentadora pandemia global, nos encontramos en el inicio de un nuevo paradigma para la música en directo.

En definitiva, todos aquellos que formamos parte del sector de la organización de eventos y festivales, pondremos atención plena a cómo la industria de la música reacciona hacia este nuevo horizonte y qué nuevas fórmulas se implantan tras la primera oleada post COVID-19.

 

Fuentes