Carmen Silva

Los eventos han demostrado su eficacia de forma reiterada


camens silva 
Entrevista a Carmen Silva 

¿Qué son para ti los eventos?
Desde un punto de vista profesional son la herramienta más eficaz que puede existir para crear una relación efectiva y duradera entre una organización y sus públicos. Desde un punto de vista personal es, sin duda alguna, una de las partes más enriquecedoras y divertidas de mi trabajo.

¿Cuál es tu evento preferido? ¿Porqué?
Me fascinan las inauguraciones de los juegos olímpicos por varios motivos. En primer lugar por la carga de trabajo que supone la logística de un acto de tales magnitudes y la complejidad de la parte protocolaria ya que se han de combinar muchas personalidades de sectores variados. Me atrae también lo mucho que conserva su carácter tradicional y como está presente lo simbólico: la reminiscencia griega, la deportividad, el esfuerzo… Y por último me gusta el derroche de imaginación que suponen estas inauguraciones, ver como cada país le da su sello y muestra su identidad de forma tan creativa.

¿Cómo ves actualmente el mundo profesional de la gestión de los eventos?
Cada día se hacen más y más eventos de distinta índole e importancia. Desde una pequeña tienda, hasta las grandes corporaciones, empezando por una reunión de trabajo y terminando por una cumbre de estado. Los eventos han demostrado su eficacia de forma reiterada y eso no pasa desapercibido.  Esa es la parte positiva, el crecimiento y la demanda real que existe. Pero, también he de destacar el alto grado de intrusismo y la necesidad de una mayor profesionalización.

¿Qué le recomendarías a un estudiante que está interesado en el mundo de la gestión de los eventos?
Que sea muy curioso, de forma general, que tenga los sentidos siempre muy despiertos. Eso le ayudará a estar al corriente del sector de las empresas para las que organice eventos; y a conocer las novedades que se estén desarrollando en la gestión de actos de otros sectores para ver qué puede integrar en su trabajo.

¿Cómo empezaste a integrarte en el sector? ¿Cuál fue tu primer proyecto y cómo lo recuerdas?
Entré en este mundo haciendo unas prácticas en la Obra Social de la extinguida caja de ahorros San Fernando. Hacían muchos eventos culturales. El primer acto en el que participé fue en la preparación y presentación de una exposición de grabados. No fue un gran evento, pero recuerdo la sensación al verme rodeada de gente conocida del mundo de la cultura: sobretodo de los artistas. Me pareció algo sensacional.

En relación a la gestión de eventos ¿Qué no olvidarás jamás? 

Hay una anécdota que jamás olvidaré. Fue en la presentación de una campaña publicitaria de la Junta de Andalucía. A 20 minutos de empezar el acto, a uno de los miembros de la Junta, todos del PSOE, se le antojó que sería bonito comenzar escuchando el himno de Andalucía y hubo que buscarlo porque estaba muy empeñado. Entonces no había youtube, ni spotify. La empresa que se encargaba del montaje audiovisual tenía la oficina cerca del lugar donde era el acto y uno de los chicos dijo que ellos tenían el himno en un CD, así que lo mandamos a por él rápidamente. Vino y a pocos minutos de empezar nos dice -Es un CD que tenemos de los congresos de las juventudes andaluzas del PP, primero va la fanfarria del partido y luego el himno- Nos quedamos todos blancos y nos entró pánico de pensar que con toda la Junta en el evento saliera la fanfarria del PP para empezar el evento. Fueron momentos de tensión, pero afortunadamente salió el himno de Andalucía y todo quedó en una anécdota de la que sigo riéndome.

¿Quieres añadir alguna cosa más en relación a la profesionalización de la gestión de los eventos?
Parece que poco a poco se van integrando verdaderos profesionales y eso me agrada ya que uno de los principales problemas que considero que existe en este mundo es el intrusismo. Hay muchas personas sin formación alguna que bien porque tienen contactos o bien porque tienen buen gusto, se dedican a la organización de eventos y lo hacen sin criterio profesional alguno. Esta realidad hace mucho daño banaliza y desvirtúa nuestra labor. Creo que es fundamental que se de una profesionalización a través de formación de calidad y ajustada a la realidad para que el sector gane en calidad y visibilidad.